¿Afecta el calor a la productividad?
Consejos y trucos

¿Afecta el calor a la productividad?

 Los estudios demuestran que cuando se superan los 34ºC el cerebro comienza a destinar más recursos a regular la temperatura, por lo que pueden verse afectados otros aspectos como la atención, la concentración y la memoria. Es decir, que conforme suben las temperaturas en verano es posible que las empresas sufran una caída de su producción.

Para evitar los efectos del calor es aconsejable adaptar el entorno laboral para que los empleados lleven lo mejor posible las altas temperaturas y se sientan cómodos y relajados. Hay una serie de factores que puede afectar la motivación de la plantilla durante los meses más calurosos, por lo que conviene tenerlos en cuenta e intentar que el trabajo se lo más agradable posible.

¿Demasiado calor o demasiado frío?" width=

La temperatura ideal para trabajar es siempre motivo de debate, sobre todo cuando hace mucho calor en la calle. Aproximadamente el 80% de los trabajadores se quejan de la temperatura en su oficina y este malestar puede tener un impacto negativo en la productividad.

El uso del aire acondicionado en la oficina puede convertirse en un tema polémico. Si está demasiado alto, algunos empleados dirán que tienen frío y si está demasiado bajo, otros se quejarán porque tendrán calor. Y es que puede resultar complicado encontrar la temperatura ambiente ideal para todos.

Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSTH), la temperatura en el trabajo ideal es de entre 17 y 27 grados cuando se realizan trabajos sedentarios y entre 14 y 24 grados cuando el trabajo requiere más actividad física. Si aun así no consigue fijar una temperatura que agrade a todos, puede colocar algunos ventiladores pequeños alrededor de la oficina para que la gente los use si se siente acalorada en determinados momentos.

¿Cómo vestir?" width=

El vestuario también puede ayudarnos a prevenir el calor en el trabajo. Vestir prendas elaboradas con tejidos ligeros y frescos como el lino o el algodón ayuda a sentirse más cómodo y fresco. El color de las prendas también es importante ya que los colores claros también aportan frescura y ayudan a prevenir la sudoración excesiva asociada con el calor.

En los días más calurosos también se recomienda prescindir de la chaqueta o la corbata, por lo que si en la empresa existe un código estricto de vestimenta conviene relajarlo en verano. Según una encuesta de Andrews Sykes Hire, el 50% de las personas que estaban restringidas a un código de vestimenta formal se sentían incómodas mientras trabajaban por el calor y, de ellas, solo el 3% estaba dispuesto a trabajar horas extras en esas condiciones.

Relajar su código de vestimenta durante los meses de verano puede ser una manera fácil de hacer que los empleados se sientan más cómodos y aumente su eficiencia.

¿Se debería cambiar el horario de trabajo?" width=

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), los españoles trabajaron una media de 1.690 horas en el 2011, lo que significa que se trabaja más que en la mayoría de los países europeos considerados un modelo a seguir en materia de organización laboral, como Alemania (1.413), Dinamarca (1.522) u Holanda (1.379). Además, según datos de Eurostat (la oficina estadística de la Unión Europea), la productividad por hora de los españoles es de 107,1 puntos, una cifra que está algo por encima de los 100 puntos de media de la UE, aunque lejos, por ejemplo, de los 124,8 puntos de Alemania o los 132,5 de Bélgica. Es decir, que en España se trabaja muchas horas pero éstas son menos productivas que en los países europeos más avanzados.

Ante esta situación, y teniendo en cuenta los efectos agotadores del calor, puede que reducir las horas de trabajo en verano le ayude a aumentar la productividad, ya sea extendiendo el día de trabajo de lunes a jueves y permitiendo a la gente ir a casa temprano el viernes, o dando a los empleados la oportunidad de trabajar desde casa un día a la semana. El trabajo flexible también puede aumentar la moral de la plantilla al sentir que son recompensados ​por su duro trabajo.

Beber más agua" width=

Para ayudar a reducir la disminución de la productividad durante el verano, anime a su personal a beber más agua. Mantenerse hidratado es importante cuando se trabaja, especialmente en los días de calor, ya que la deshidratación puede provocar falta de concentración

El Ministerio de Sanidad recomienda beber agua en el trabajo y evitar tomar bebidas alcohólicas, café, té o cola y las muy azucaradas. La ingesta diaria recomendada de agua varía, pero la cantidad sugerida es entre 6-8 vasos por día. Si coloca fuentes de agua en la oficina, tanto cerca de los escritorios como la sala de descanso, el personal beberá más agua. Según una investigación de la Universidad de East London, la productividad aumenta un 14% si se está bien hidratado.

Tenga en cuenta que un ambiente de trabajo con demasiado calor puede afectar la productividad de los empleados. Tomar medidas para mejorar su moral y comodidad puede mejorar la eficiencia de su oficina durante los meses más calurosos.