Cómo comportarse en el puesto de trabajo
Consejos y trucos

Cómo comportarse en el puesto de trabajo

El trabajo puede llegar a ser bastante estresante y tenso, sobre todo cuando hay mucho que hacer y poco tiempo para terminarlo. Tener tu propio espacio es muy útil en esos momentos; a veces tu escritorio puede parecerte un paraíso donde te sientes mejor y puedes calmarte. Sin embargo, aunque sea tu espacio, siempre tienes que tener en cuenta a los que te rodean.

Hagas lo que hagas en tu escritorio, desde comerte el almuerzo a pedir prestado algún artículo de escritorio, debes tener en cuenta a tus compañeros. Por eso, seguir un cierto protocolo es imprescindible y necesario.

Normas de protocolo en el trabajo

A continuación damos algunas sugerencias sobre cómo hacerlo.

Ten todo lo necesario

Asegúrate de que cuentas con tus propias herramientas para el trabajo. Eso evitará que estés buscándolas constantemente o que tengas que pedírselas a tus compañeros, con el riesgo de que luego no se las devuelvas. No es necesario que tengas artículos para todo, como un compás o un kit de escuadra y cartabón, solo lo que sabes que necesitas todos los días, como bolígrafos, marcadores y clips de papel.

Ten cuidado con lo que comes en la mesa

A la hora de comer, probablemente tendrás mucha hambre y difícilmente podrás contenerte. Pero no olvides que todo el mundo tiene sus gustos y que algunas comidas pueden resultar molestas. Por ejemplo, evita comidas que desprendan un olor fuerte. Puede ser una delicia para ti pero no es justo para tus compañeros. Lo mejor es seguir la ley de las tres “s”: sopas, sándwiches y ensaladas. Son la apuesta más segura.

Lava las tazas sucias

No hay nada más frustrante que ir a la cocina a buscar tu taza, no encontrarla y luego comprobar que está sucia en el escritorio de otra persona. Igual de molesto es necesitar un vaso vacío para beber agua y que tu compañero los tenga todos en su mesa y sucios. Para que esto no ocurra conviene lavar siempre las tazas y vasos, ya sea a mano o con el lavavajillas. Otra opción es utilizar vasos de plásticos en la oficina.

Que no cunda el caos

La clave para ser productivo es tener un escritorio ordenado y no estar rodeado de papeles, archivos y basura. De lo contrario, puedes dar la imagen de ser poco profesional y perezoso porque ni siquiera te molestas en ordenar tu espacio de trabajo. Para organizarte cuentas con muchos artículos de papelería, como archivadores, fundas de plástico para clasificar por clientes, bandejas para dividir las tareas terminadas de las pendientes y hasta un cajón archivador donde guardar los documentos más importantes. Y si tu empresa no cuenta con una trituradora, compra una pequeña de uso personal. Te ayudará a reducir el papeleo y el desorden.

Mantén tus conversaciones privadas en otro lugar

Imagina que estás en tu escritorio intentando resolver un problema y solo escuchas a tu compañero de al lado hablar con su amigo sobre cómo le fue la noche anterior. Es irritante, ¿verdad? El espacio de trabajo debe utilizarse solo para asuntos laborales, por lo que si tienes que hacer una llamada de teléfono privada o quieres charlar con un compañero sobre otras cuestiones, conviene que vayas a otro lugar, como a la zona de descanso. Así no distraerás al resto.

Como ves, para que la oficina sea un lugar agradable para nosotros y nuestros compañeros, basta con seguir sencillas normas de convivencia en el trabajo.