Reduce tus gastos con nuestra fórmula de impresión
Consejos y trucos

Reduce tus gastos con nuestra fórmula de impresión

A pesar de que cada vez nos comunicamos más a través de la internet, los documentos físicos siguen teniendo una gran relevancia. Como seguramente sepas, los costes de impresión en una empresa pueden ser inesperados si no hacemos cálculos previos de ningún tipo.

Para que todo sea más sencillo, hemos diseñado una simple fórmula que puedes aplicar cuando quieras saber el coste de tus impresiones. Esto te ayudará a mantener tus gastos a raya y a determinar si estás usando cartuchos de tinta demasiado caros. La fórmula es muy fácil de utilizar y te desvelará el coste por impresión.

" width=" width=

Para poner esta fórmula en práctica, necesitarás determinar cuántas páginas son capaces de imprimir tus cartuchos de tinta. Esta información puedes encontrarla normalmente en la página web de la marca de tu cartucho, en la que además tendrás detalles sobre su precio. Para calcular los gastos de tus impresiones en blanco y negro solo necesitarás el coste del cartucho negro, pero cuando se trate de hojas a color tendrás que apuntar el de todos: negro, cian, magenta y amarillo. Una vez que tengas esta información, podrás introducirla en la fórmula y podrás saber cuánto cuesta imprimir a color.

Aunque ésta sea una herramienta útil, existen varios factores que pueden afectar el coste de lo que gastamos en imprimir. Por ello, te presentamos unos cuantos trucos que te ayudarán a reducir tus costes de impresión.

  1. ¿Necesitas realmente imprimir eso?

Antes de pulsar el botón “imprimir”, tómate unos segundos para considerar si realmente necesitas ese documento en formato físico. Es posible que el archivo pueda ser compartido entre los compañeros, o incluso que algunos prefieran verlo desde el ordenador. Asegúrate también de usar el botón de “vista previa” antes de imprimir nada. De esta forma, te ahorrarás tener que repetir impresiones por errores de ortografía o formato.

  1. ¿Estás usando el mejor formato?

Puedes ahorrar dinero tan solo con cambiar el formato de las páginas que imprime. Reduciendo la cantidad de espacio blanco en tus documentos y haciendo que los márgenes sean más pequeños, podrás aprovechar al máximo la hoja. Otras opciones son seleccionar la impresión a doble página o imprimir varias más pequeñas en una sola. Esto último conseguirá además que los dosieres sean menos pesados y más fáciles de manejar.

  1. ¿Qué tipo de papel utilizar?

Puedes seguir varias pautas para saber cuál es el papel adecuado para cada ocasión. Si quieres imprimir documentos externos para otras empresas o clientes, la calidad del papel debería de ser excepcional para causar una buena impresión. Por el contrario, si tu objetivo es utilizar los documentos de forma interna, puedes usar un papel de impresión más básico y reducir la cantidad de tinta de esas impresiones.

  1. ¿Estás usando la cantidad adecuada de tinta?

Gracias a nuestra inteligente fórmula, podrás notar la diferencia de precio entre las impresiones en blanco y negro y las que son a color. Optar por imprimir en blanco y negro te ayudará a reducir costes. El dinero ahorrado podrá invertirse en mejorar la calidad de los documentos externos que imprimas para tus clientes.

  1. ¿Tienes la impresora ideal?

Probablemente pienses que estás ahorrando dinero al no comprar una impresora moderna, pero deberías plantearse si la que tienes ahora es eficiente. Una nueva impresora, además de trabajar mejor, te ayudará a ahorrar dinero a largo plazo gracias a su velocidad. Además, si te preguntas cuánto cuesta una impresora actual, te sorprenderá ver que hay una gran variedad de precios.

Teniendo en cuenta estos consejos y nuestra práctica fórmula, podrás mejorar tu sistema de impresión en la oficina. Utiliza  nuestro buscador de cartuchos y tóneres para conseguir la más idónea para ti.