Vivir sin estrés
Destacados

Vivir sin estrés

Esforzarse por lograr un equilibrio entre la vida laboral y la personal merece la pena

Como propietario de un pequeño negocio o si trabajas desde una oficina en casa, la búsqueda de este equilibrio podría ser la razón por la que decidiste trabajar por tu cuenta. Al trabajar de esa forma, consideras que has dejado atrás el estrés de las grandes empresas, las grandes oficinas… La siguiente información  proporciona algunos consejos sencillos con los que podrás tratar de reducir el riesgo de incidentes relacionados con el estrés en el trabajo.

El estrés en el trabajo puede deberse a una elevada carga de trabajo, unos plazos de entrega ajustados, tener que desempeñar tareas para las que no se está preparado o una falta general de control de la jornada laboral. La falta de control podría considerarse un factor subyacente del estrés. Hay personas que prosperan en un puesto en el que realizan varias tareas con plazos de entrega urgentes y una lista interminable de acciones. Lo que diferencia a estas personas del resto es su percepción del control. Estas personas sienten que tienen el control de la situación y, como consecuencia, se estresan menos. Una manera interesante de abordar los problemas relacionados con el estrés es la siguiente: Pregúntate “¿cuánto control tengo?” y, a continuación, realiza los cambios que sean necesarios para asegurarte de que tienes el control de las tareas más importantes. Esta práctica puede ayudarte a controlar los niveles de estrés. La clave está en aceptar que no puedes controlarlo todo.

El debate general sobre el estrés laboral también lo vincula al agotamiento del personal. Aunque es más habitual que esto afecte a los empleados de las grandes empresas (posiblemente como resultado de la estructura jerárquica), se debe tener en cuenta de igual manera en las oficinas pequeñas y en las oficinas en casa. Trabajar con vistas a cumplir un plazo importante, tener que desempeñar varias tareas por contar con un equipo pequeño, no “desconectar” nunca o dejar que la misión de la empresa se adueñe de tu vida pueden causar agotamiento. Algunas formas de prevenir el agotamiento pueden ser: alentar a los empleados a no estar pendientes del teléfono fuera del entorno laboral, alejarse del ordenador o “desconectar” del trabajo.

" width=

La presión del tiempo y el no disponer de tiempo libre se traducen en un aumento del nivel de estrés. Este concepto no es nuevo ni original. Lo que no todo el mundo sabe es que la presión del tiempo y la falta de tiempo libre también pueden influir significativamente en nuestra forma de interactuar con los demás. Se puede argumentar que, cuando estamos ocupados, estamos menos dispuestos a prestar atención al mundo que nos rodea.  Si trabajas de forma independiente y, por tanto, no necesariamente interactúas con otras personas a diario (a diferencia de lo que ocurre en una oficina más grande), este hecho puede ser bastante aterrador. La solución es hacer unos pequeños cambios en tu forma de trabajar en tu oficina en casa. Durante tu jornada laboral, es importante que te tomes un descanso y programes actividades que impliquen una interacción social, tales como:

  • Quedar con un amigo para comer
  • Asistir a una clase de yoga
  • Unirte a personas afines en un espacio de trabajo cooperativo (cuando el trabajo no necesariamente permite un descanso prolongado)
" width=

Si bien trabajar en una oficina pequeña o en casa tiene sus propias ventajas, es importante tener en cuenta el bienestar mental. Es muy fácil dejarse atrapar por la locura diaria de trabajar para alcanzar las metas de la empresa. La incorporación de pequeños cambios en la forma de vivir y de contemplar la jornada laboral asegurará el fomento de un equilibrio sano entre el trabajo y la vida personal. Los empleados estarán agradecidos y dispondrás de una mente libre de estrés.