944 554 050
(9h - 19h)

10% de descuento

por suscribirte

4,6/5
Servicio Excelente
1
¿Necesitas algo más?
...lo tenemos

Sillas

Sillas de Oficina

Si trabajas en una oficina y pasas muchas horas sentado frente a tu escritorio, es fundamental que cuentes con una silla cómoda y práctica. Las sillas de oficina te ayudan a mantener una buena postura corporal y no sobrecargar tu espalda. Por lo general, presentan diseños de líneas modernas y están tapizadas con materiales fáciles de limpiar.

Existen diversos tipos de sillas de oficina según la función a la que estén destinadas. La mejor forma de elegir una silla adecuada es pensar en las necesidades del usuario. En una misma oficina suele haber varios tipos de sillas, según el uso que se le den. Por ejemplo, las sillas ergonómicas son el tipo de sillas más habitual para aquellos que pasan toda su jornada laboral sentados frente al ordenador. Estas se caracterizan por permitir al usuario una postura saludable evitando problemas de espalda o físicos derivados de una mala postura.

Las sillas de oficina ergonómicas están diseñadas para un uso prolongado en el tiempo y presentan varias opciones de configuración. Estas sillas pueden ser giratorias e incorporar ruedas. Otro tipo de sillas de oficina son los sillones, dirigidos a despachos de directivos. Estas sillas presentan las mismas características que las sillas ergonómicas, pero disponen de acabados más exclusivos. Suelen estar tapizadas en piel y presentan acabados cromados. Cuentan con respaldos altos y pueden tener un reposacabezas para un máximo confort.

Características de una silla de oficina

Es importante contar con sillas de alta calidad en la oficina, pues la salud de los empleados debe ser la prioridad de toda empresa. Además, las sillas de oficina dan un aspecto elegante y profesional a cualquier espacio de trabajo. Lo más recomendable es que tengan un diseño ergonómico con apoyo lumbar para una mayor comodidad del usuario. El asiento suele ser de tela y la estructura de acero cromado y con ruedas. Estas sillas permiten ajustar el asiento, el respaldo, la inclinación y el apoyo lumbar para facilitar su adaptación a cualquier usuario y favorecer una postura óptima en el escritorio. Además, si necesitas un mayor apoyo lumbar del que te proporciona la silla, siempre puedes hacerte con un cojín lumbar especial para sillas de oficina.

Muchas sillas de oficina cuentan con un asiento y un respaldo de espuma de alta densidad. Aunque otras incorporan un respaldo transpirable en formato de malla enmarcada. Esto facilita una mejor circulación del aire, lo que aporta una mayor calidez en invierno y un mayor frescor en verano. Sin embargo, hay sillas de oficina con un acabado más premium fabricadas en piel y con una doble almohadilla en la zona de la espalda. Estas sillas son una opción cómoda y atractiva para ejecutivos. Por lo general, presentan un tacto suave y un respaldo alto. Tienen un diseño de alta calidad, moderno y versátil, y están pensadas para un uso prolongado en el tiempo. Un complemento recomendable para fomentar aún más la buena postura es contar con un reposapiés. Así que ya sabes, apuesta por tu salud y la de tus empleados para una jornada más cómoda y eficaz.