Por qué sigue siendo útil tener papel y boli
Ideas para la oficina

Por qué sigue siendo útil tener papel y boli

La agenda de papel ha sido durante años la herramienta de trabajo más común para organizarse, pero los avances tecnológicos han hecho que actualmente sea difícil encontrar una en las oficinas. Por supuesto, los archivos digitales son más avanzados, pero, ¿acaso eso significa que sean una forma mejor de organizarse?

 

Estos son algunos motivos por los que te podría ser más útil anotar tus citas y anotaciones destacadas en un diario físico y algunas de las áreas donde el papel triunfa sobre lo digital.

 

Se puede personalizar

 

A la hora de apuntar tus notas y citas, puedes hacerlo de manera que solo tú lo entiendas, con tu propio código y letra. Sin perder, además, el hábito de tener ordenadas tus anotaciones.

 

Es privada

 

Una agenda es personal y contiene información que solo tú necesitas saber. De hecho, sigue siendo de mala educación espiar la agenda de otra persona a no ser que sea una emergencia. Las agendas electrónicas, en cambio, se suelen compartir, aunque es cierto que tienen sus ventajas cuando, por ejemplo, hay que organizar una reunión. Pero las agendas convencionales siempre son menos indiscretas.

 

Más rápida

 

Es cierto que las agendas digitales se pueden llevar en cualquier dispositivo. Sin embargo, si estás en movimiento, es más rápido hojear las páginas de una agenda de papel para ver una fecha que desbloquear un teléfono inteligente, acceder al menú y llegar a la información en cuestión.

 

No hay margen de error

 

A todos nos ha pasado alguna vez: por arte de magia se nos han borrado fechas y citas que habíamos guardado confiando en la tecnología. Con una agenda o un planning, en cambio, todo queda registrado y no existe la posibilidad de que se elimine. En este sentido, un humilde lápiz y papel inspiran más confianza que sus homólogos digitales.

 

Anotar ideas al instante

 

Escribir las ideas a la vez que se te ocurren puede ayudarte a la hora de planificar y diseñar estrategias. Está demostrado que anotar las ideas sobre un papel proporciona beneficios que el mundo digital no es capaz de ofrecer. Si dejas volar tu creatividad sobre el papel a través de bocetos y listas puedes tener más ideas.

 

Placer visual

 

Quienes guardan las agendas conocen la sensación de adquirir una nueva para comenzar el año – sus páginas vacías están listas para ser rellenadas con fechas, ideas y notas importantes. Esos pensamientos y sentimientos se documentan para siempre en esas páginas y podemos volver a ellos cada vez que lo necesitemos.

 

Sin duda, optar por una agenda digital o una de papel es cuestión de gustos. Ambos formatos cuentan con ventajas. Tanto si prefieres anotar tus citas y planes sobre el papel, como si te decantas por hacerlo en la nube, existen diferentes rutinas para ello.